Cómo aplicar blush según la forma de tu rostro

El blush además de iluminar tu cara puede, literal, cambiar su forma. Así que más allá del tono que elijás es re importante que aprendás cómo aplicar el blush según la forma de tu rostro.

¿Qué tipo de rostro tenés?

La zona que define las facciones de la mayoría de las caras es desde el centro de las mejillas hacia atrás, por debajo del pómulo.

Una forma práctica de verlo es sonriendo frente al espejo y colocando el blush Fit me desde la base del cachete hacia atrás. Teniendo cuidado de no tocar la zona cercana a la nariz, ni el pómulo, ni la zona de la mandíbula.

Si todavía no estás muy segura te vamos ayudar con la tipología básica de rostros, para que aprendás qué puntos tenés que destacar y cuáles idealmente disimular para sacar el máximo de tu belleza natural.

En forma rectangular (alargado)

Lo que tenés que lograr es crear un efecto óptico que ensanche el rostro para así acortarlo.

Para lograrlo, Iluminá bien el centro de la cara en el triángulo de luz, pero evitando iluminar la frente y el mentón. Luego aplicá el blush en el nacimiento del pelo, en la frente y el mentón.

Un súper tip de maquillador profesional: El blush siempre debe aplicarse horizontalmente, nunca en diagonal porque esto volvería a alargar el rostro y es justamente lo que querés evitar.

Rostro redondo

Este tipo de rostro lo encontrás en celebridades como Selena Gómez y es ideal maquillarlos de forma que den la sensación de que son más alargados.

Para ello, marcá con el producto la zona de abajo de los pómulos y si lo deseas también en forma ascendente hacia las sienes ¡pero importante! sin llegar muy alto.

Lo que vas a lograr es que se oscurezca prácticamente todo el contorno del rostro, desde el nacimiento del pelo hacia adentro. Es muy importante que difuminés súper bien el producto para ayudar a potenciar el efecto.

Rostro cuadrado

Si tu rostro es cuadrado lo que vas a tener que intentar es, por un lado, alargar el rostro y por otro, suavizar sus líneas.

Para eso modelá con el blush tus pómulos y la mandíbula redondeando las extremidades de los mismos. Aplicá el rubor de forma suave y central buscando redondearlo un poco. Si a su vez tu rostro también es ancho, aplícalo en todo el contorno para achicarlo.

Rostro triangular

En este tipo de caras lo que tenes que lograr es equilibrar la desproporción existente entre la zona de la frente, ojos y la mandíbula, para lograr darle amplitud a la frente y a los pómulos mediante el triángulo de luz.

Aplicá el blush en la zona de los maxilares. De esta forma, vas a dar proporción y equilibrio en el rostro. El rubor también se puede aplicar en forma diagonal sobre el pómulo y hacia las sienes.

Rostro ovalado

Si tenés es tipo de rostro sos de las afortunadas que no necesitan realizar ninguna corrección, solo vas a tener que enfocarte en darle color a tu piel. Respetá las facciones de tu rostro a la hora de aplicarlo.

¡Uh! parece que O Crea una cuenta.